Personajes







Danekal de Laurvat: príncipe heredero del trono de Novana, único hijo de los reyes Tearate e Isobe. Un joven de unos veinte años, de físico agradable, cuyos intereses se reparten equitativamente entre la diversión y la negación de sus responsabilidades como futuro gobernante de uno de los países más grandes y poderosos de Ridia. Sabe cuál es su deber, pero eso no significa que le guste o que no intente por todos los medios retrasar la obligación de cumplir con él.



Dilanya del Saldellal: dama de compañía de la reina de Phanobia y dueña de uno de los señoríos más grandes de su país desde la muerte de sus padres y su hermano, Dilanya no sabe mantenerse al margen del gobierno de su señorío, no sabe bordar, no sabe comportarse como se espera de una dama y no sabe qué hacer para no explotar y matar a sus reyes, convertidos en sus tutores legales, en un arrebato de furia.



Isendra de Liesseyal:
una mercenaria thaledi de veintitantos años, bastarda, huérfana y veterana de demasiadas guerras, muchas de las cuales se libraron cuando ella aún no tenía edad de saber cómo empuñar una espada. Ni es muy agraciada, ni es muy simpática, ni falta que le hace: está convencida de que para sobrevivir y prosperar en un mundo de hombres lo que necesita es ser más bruta que ellos y asegurarse de no tener nada que pueda tentar a alguno a intentar arrastrarla detrás de un matorral.




Keyen de Yintla:
un bastardo svondeno, antiguo ladrón del gremio de Yintla y en la actualidad carroñero en busca de campos de batalla (preferiblemente una vez que la batalla haya finalizado) y de cadáveres a los que poder despojar de unos bienes que ya no van a necesitar. Fue compañero de correrías de Isendra cuando ambos eran niños, y la salvó de más situaciones problemáticas de las que quiere recordar, aunque aún desea con más fervor poder olvidar aquéllas de las que no pudo librarla.



Angarad de Teilhil: comandante de la Guardia Real de Novana y noble de mayor rango de la Corte, Angarad es sobrino de la reina Isobe y sobrino nieto del anterior rey, Kevol IX. Un hombre en la treintena, de quien se dice que es el hombre más atractivo de Ridia, que sin embargo ha dedicado su vida a proteger y servir a la familia real y a Novana y no permite que nada, ni nadie, se interponga entre él y su juramento: proteger al rey con su vida, dar su alma por su rey.


Adelfried de Shisyial: rey de Thaledia, un hombre ya entrado en años, de quien sus súbditos y sus enemigos dicen que prefiere la compañía de los hombres a la de las mujeres, aunque algunos disparan más cerca del blanco al creer que no tiene descendientes porque la edad, o una enfermedad, lo ha vuelto impotente. Quizá las burlas sean las que le han convertido en un hombre sarcástico y un poco brusco, y las que han afilado su mente mientras busca la forma de aliarse con sus nobles y sus países vecinos sin poder recurrir a sus herederos como moneda de cambio.



Evan de Lenvania: propietario de uno de los señoríos más grandes de Novana, es el mejor amigo de Danekal desde su infancia. Un joven aproximadamente de su edad, demasiado alocado y demasiado irresponsable para la posición que ocupa en la Corte, es el compañero de juergas del príncipe heredero y, también, su mayor apoyo cuando las responsabilidades empiezan a interferir en la despreocupada vida de Danekal.



Isobe de Ilhah: de la Casa de Teilhil. Reina de Novana, esposa de Tearate y madre de Danekal, sigue siendo una mujer atractiva pese a tener un hijo de más de veinte años. Hay una cosa que tiene muy clara y que ha dirigido su vida desde que era niña: ella siempre hace lo que tiene que hacer, siempre cumple con sus deberes como reina, esposa, madre y dama de la nobleza. Cueste lo que cueste.


El emperador de Monmor: un dios entre las cinco tribus, es el gobernante supremo del Imperio y hali de la tribu dominante, los yinahaii. Todavía es un niño, y a ojos tanto de sus consejeros como del resto de los gobernantes de Ridia, demasiado pequeño y no demasiado listo como para preocuparse por algo más que por sus juguetes. Lo que ni los consejeros ni los reyes saben es que el emperador no ha sido nunca un niño, y que con quienes juega, en realidad, es con todos los habitantes del continente.



Nureen: la que brilla con la luz del cielo, una joven monmorense de ascendencia yinahaii que vive con la tribu euhoi en las Arenas y comparte su vida nómada y sus costumbres. Su nombre, «Nureen», no es el nombre con el que llegó a la tribu euhoi: es el nombre que los euhoi le dieron al descubrir que era una de las Estrellas, personas capaces de ver el interior de los hombres.



Tearate II de Novana: rey de Novana, un hombre en la cuarentena cuyo objetivo ha sido siempre conservar la corona que le legó su padre, mantener unida Novana y, sobre todo, conseguir que su hijo Danekal herede el trono que tanto le ha costado atesorar. Como Danekal, tiene un carácter alegre y algo travieso que choca con la inflexibilidad y la responsabilidad de su esposa, Isobe.



Valhiya een Aliqi: emperatriz de Monmor, madre del actual emperador (el niño-dios que ostenta la diadema en estos momentos) y hermana de Drina de Svonda. Oriunda de Qouphu e hija de Aliqi in Ahshel, uno de los hombres más influyentes de la tribu qohu en la época de la coronación del emperador Halimi, motivo por el cual se acordó su matrimonio a pesar de que la tribu dominante, los yinahaii, consideraban que la unión de su emperador con una qohu debilitaría la sangre imperial y supondría un deshonor para la tribu.


Linat de Teilhil: señor de Teilhil, hermano de la reina Isobe y padre de Angarad y Diaina. Uno de los nobles más poderosos y ricos de Novana, Linat desciende por línea directa del rey Indalo III, lo que lo emparienta con la familia real. Basándose en esa relación, el señor de Teilhil considera que su derecho al trono de Novana es superior al del rey Tearate, y no duda en usar todo su poder y todas las armas y herramientas a su alcance para conseguir recuperar la corona para su casa.



Thais de Thaledia: reina consorte de Thaledia y esposa de Adelfried, una mujer joven, de quien se dice que es la más hermosa que ha nacido jamás en la península de Ternia. Para muchos, su embarazo es un signo de lo injustos que son los rumores que corren sobre Adelfried, tanto los que se refieren a su homosexualidad como los que se refieren a su impotencia; para otros, ese embarazo es precisamente la prueba que necesitan para añadir un nuevo rumor.


Nikao de Venver: cabeza del señorío de Venver, una de las regiones situadas al norte (en este caso noreste) de la cordillera de Saldehêna y considerada desde el Ocaso parte de los territorios he-ranne. Está obsesionado por su deseo de conseguir el reconocimiento de la Corte, que lo considera un noble rural y poco digno de confianza debido al historial de rebeliones de sus ancestros, y también el reconocimiento de los clanes de Hongarre, a quienes considera sus vasallos. Ambos deseos chocan frontalmente debido a las diferencias culturales del sur y el norte de Novana.


Kal: joven esclavizado por su capacidad para encauzar una antigua magia llamada Shah, está atado a su ama (su «Melliza») por un brazalete de plata que lo une a ella y le obliga a obedecer todas sus órdenes y otorgarle la Shah que sólo él puede percibir y absorber. Él, sin embargo, no se resigna: incluso es capaz de recordar su nombre, pese a que le fue arrebatado el día que su Melliza le puso el brazalete y le convirtió en su esclavo, y de desobedecer algunas de sus órdenes pese a saber a qué castigo se enfrenta cuando lo hace.



Vanakao de Venver: capitán de la Guardia Real de Novana, Vanakao es hijo de Kaoge de Venver y padre de Nikao. Un hombre cuyas lealtades no siempre se basan en su sangre o sus orígenes: su relación con una he-ranne de sangre pura, Tenakia, se enfrenta con la oposición frontal de su padre, Kaoge; no por la sangre de la mujer, sino por su estatus social.


Adhar de Vohhio: gobernante del señorío más grande y rico de Thaledia, Adhar es el noble más influyente de la corte thaledi y el comandante del ejército encargado de repeler los ataques de Svonda y mantener intacta la frontera en el río Tilne. Es un joven agraciado, taciturno y de naturaleza recta y leal, una naturaleza que está en permanente conflicto con sus instintos y sus pasiones; de ahí que le resulte muy difícil asumir su propia deslealtad para con su rey y que su sentimiento de culpa sea determinante en prácticamente todas las acciones que emprende.



Tije: prostituta de La Doncella (el local de peor fama de la Ciudad de los Comerciantes de Lanhav), una mujer atractiva, enigmática y capaz de volverle la mente y el cuerpo del revés a cualquier hombre sólo con posar en él sus ojos de todos los colores.




Eirian: un hombre de pelo claro y ojos dorados, sin pupilas. Él mismo se identifica como el adversario de Tije en un juego que ninguno de los dos ha compartido todavía con ningún hombre o mujer mortal, pero para el que ambos parecen ansiosos de reclutar aliados y peones.


Julda: nodriza de la reina Isobe, Julda es una he-ranne de sangre pura que emigró al sur de Novana por motivos desconocidos y fue acogida por la casa de Teilhil y adoptada por la esposa del señor, Anneta de Ilhah, como amiga y confidente. Julda continúa criando a los niños de la familia de Teilhil, pese a que su protegida, Isobe, ha sido rechazada por su hermano y forma ahora parte de la casa de Laurvat. Los últimos niños que ha tenido a su cargo, después de Angarad y Diaina, son el príncipe Danekal y Evan de Lenvania. Julda tiene conocimientos de rannia y es una soñadora capaz de escuchar la voz de los árboles.



Nial: hombre phanobiano, seguidor del berenismo y mano derecha del Profeta de la Luz, Vantar. Junto con él, con Dendalior y con el niño Janee, viaja por Phanobia alistando a los pobres y los desarrapados para unirlos a la causa de Beren, formar un ejército y conquistar Phanobia en nombre de la Luz.



Kinho de Talamn: segundo noble en rango de la Corte de Thaledia, el señor de Talamn es el amigo más cercano del rey Adelfried y, según los rumores, el más íntimo en todos los aspectos. La confianza de Adelfried hace que el resto de los nobles desconfíen de él y le mantengan alejado de sus diversiones y, por supuesto, de sus maquinaciones. No obstante, y pese a su naturaleza franca y amistosa, Kinho guarda muchos más secretos que todos los nobles de la Corte juntos.


Dussek de Drine: segundo hijo del señor de Drine, Dussek se crió en la fortaleza de la Isla y compartió tutores y prácticas bélicas con Angarad de Teilhil. Poco antes del nombramiento de Angarad como caballero, Dussek se unió al ejército regular de Novana con el rango de soldado, esperando ascender con rapidez gracias a su sangre noble y a su sorprendente fiereza en el combate. Pese a todo, su sueño era formar parte de la Guardia Real y pronunciar el juramento en el Tre-Ahon: Mi vida por sus vidas, mi muerte por sus muertes, mi alma por mi rey.



Antje: joven habitante de uno de los pueblos sin nombre de los llanos de Khuvakha, al norte de Svonda; una muchacha bonita, poco habladora y experta en la fabricación de aguardiente de zarzamoras, llegó al pueblo sin nombre huyendo de los ejércitos que arrasaban la comarca en la que vivía anteriormente, sin comprender que ni el destino ni la mala suerte entienden de distancias.



Iven del Saldellal: Señor del Sadellal, hermano de Dilanya y uno de los nobles más poderosos de Phanobia hasta su muerte, un año antes del inicio de la saga El Segundo Ocaso, durante una misión encomendada por su rey, Nhiconi de Phanobia.



Kaoge de Venver: es el último señor de Venver que se rebeló contra el reinado de Tearate y buscó una alianza con Linat de Teilhil. El señorío de Venver está situado al noreste de la cordillera de Saldehêna, y sus habitantes se consideran más he-ranne que novanos; por este motivo Kaoge busca la independencia de Novana, con la idea de unir Venver con la región de Hongarre y crear un nuevo reino gobernado por él.




Sikk: he-ranne y hombre de confianza del líder de los clanes de Hongarre, Zravo. Es un guerrero sanguinario y al mismo tiempo un hombre capaz de encontrar la diversión casi en cualquier circunstancia, ya sea con una espada o con un cuerno de cerveza en la mano.


Tenakia: una mujer he-ranne proveniente de la región de Hongarre, al norte de la cordillera de Saldehêna, Tenakia mantuvo una relación a escondidas con el hijo del señor de Venver, Vanakao, hasta que su padre lo descubrió y prohibió a Vanakao que la viera. La prohibición de Kaoge de Venver y el amor de Vanakao por Tenakia fueron los detonantes de la rebelión de Vanakao contra su propio padre, que decidió viajar a Lanhav sin permiso paterno y jurar lealtad al enemigo de Venver, el rey Tearate, y unirse a su Guardia Real.


Klaya de Tilhia: recibe el título de Luz del Norte, un tratamiento que comparte con los monarcas novanos. Una joven que apenas ha llegado a la edad adulta y que, sin embargo, lleva algunos años reinando sobre Tilhia, país central y clave en el continente de Ridia por su situación, poder e historia, y establece sus políticas, firma sus alianzas y toma las decisiones bélicas sin apoyarse ni en un esposo que no tiene ni en un Consejo que no cree necesitar.



Laureth de Cinnamal: el noble de confianza del rey Carleig de Svonda, Laureth sabe que su relación con su monarca no es ni de amistad ni de auténtica intimidad. También sabe, igual que lo sabe su rey, que entre sus prioridades no está la lealtad a ningún país ni a ningún rey en particular, ya que su fidelidad se dirige en primer lugar y por encima de todas las cosas a sí mismo y al señorío del que recibe el nombre, famoso por la calidad de sus vinos y clave en la economía de Ternia precisamente por ese motivo.




Vantar: el Profeta de la Luz, un hombre phanobiano, de familia pobre, tan obsesionado y fanático de su religión que es capaz de hundir un continente en su propia sangre con tal de lograr el triunfo de la Luz y la derrota de los que considera infieles o impuros.


La Iannä: su verdadero nombre era Raizel de Ekohâ, aunque ninguno de sus siervos o de sus seguidores conoce detalle alguno sobre su pasado ni sobre quién era antes de recibir el Signo. Es la señora del Santuario de Ahdiel, líder de los escasos adeptos que todavía tiene la religión del Ia y Elegida de la Vida, a quien representa en el mundo real. Sin embargo, no ha dejado atrás su humanidad todo lo que debería: aún conserva muchas características de la mujer que fue cuando estaba viva, entre ellas, la ambición y un carácter brusco y algo malencarado que no casa bien con su dignidad de Portadora.


La Öiyya: una figura tan mitológica y legendaria como la Iannä, no se la ha visto en Ridia desde el Ocaso y la caída de Ahdiel, el Santuario que los ridianos creían propiedad de la Muerte y que los seguidores del Signo de la Vida usan como propio. Lo único que se sabe de ella es que no puede morir porque no está viva, de modo que el continente entero supone que está escondida, sin seguidores ni siervos, después de seiscientos años de persecución implacable por parte de los ianïe y de los adoradores de la Tríada.



Osvan: mayordomo de la fortaleza de Lorma, que ejerció las labores de mentor y confidente de Iven del Saldellal antes de su traslado a la corte de Teune y posterior muerte, y en la actualidad hace el mismo papel para el mozo de cuadras de Lorma, Erlend, además de actuar como administrador de Lorma mientras Dilanya, la señora, no lleve a la fortaleza a un señor que le quite la responsabilidad de encima.




Zanasis: uno de los ianïe, los servidores del Signo de la Vida, encarnado en la Iannä. Ejerce las labores de sanador al servicio de Adelfried de Thaledia, y como todos los ianïe es un estudioso obsesionado por la acumulación de conocimientos. Pese a que aún es joven, ya ha obtenido fama de ser uno de los hombres más sabios de la península de Ternia.



Sihanna de Phanobia: reina de Phanobia y esposa de Nhiconi, Sihanna es una mujer de mediana edad, hermosa y algo rolliza, con un carácter fuerte capaz de convertir al rey Nhiconi V en su sombra y de gobernar Phanobia prácticamente sin contar con sus opiniones. Su mayor preocupación es conseguir que su país no caiga en manos de los tikën, para lo cual firmará las alianzas que sean necesarias y presionará a quien haga falta, y también velar por el bienestar de sus damas de compañía como si fueran sus propias hijas.



Sorsha de Soligna: dama de compañía de Sihanna, una mujer en la treintena que sabe muy bien cuál es su posición en la Corte de Phanobia y cómo puede mejorarla utilizando su inteligencia y su atractivo. Es la mejor amiga de Dilanya, pese a las diferencias de carácter y edad de ambas mujeres.



Vandre de Trïga: hijo del drötikën de Trïga y supuesto heredero del liderazgo entre los tikën del país, Vandre fue acogido como pupilo (haciendo las veces de rehén) por el rey Tearate de Novana cuando no era más que un niño, y ha vivido en la fortaleza de la Isla más de una década. Un joven inseguro pese a su estatura y fortaleza física, Vandre sabe que su país de adopción jamás lo aceptará como a uno de los suyos, y teme que su país de origen tampoco lo acepte cuando vea en qué lo ha convertido la educación que ha recibido en Novana.




Noara: sirvienta y dama de compañía de la emperatriz Valhiya de Monmor y miembro de la tribu euhoi. Noara nació en Qouphu en la casa de Aliqi, padre de la emperatriz, y lleva a su lado desde que se casó con el emperador. Valhiya nunca ha consentido que Noara sea considerada una esclava, y su estatus en la ciudad de los dioses es indefinido.



Nern: soldado del ejército de Svonda, un joven en los últimos años de la pubertad que todavía busca en sus superiores un modelo que pueda orientar una vida que no tiene ni idea de a dónde va ni de qué sentido tiene. Ahoga los traumas de su infancia y la inseguridad que le provocan en la obediencia casi ciega a sus oficiales y en la música de una vihuela que siempre lleva consigo y que es, aparte de sus recuerdos, lo único que conserva de una vida que quiso dejar atrás cuando ni siquiera había empezado a vivirla.




Anders: tabernero de Cohayalena y dueño de La Cabeza del Rey, un establecimiento cercano al complejo palaciego de Adelfried de Thaledia. Anders es un hombre corpulento, trabajador y capaz de disimular que es demasiado noble para mirar hacia otro lado cuando alguien comete una injusticia en las cercanías de su establecimiento.



Kamur: teniente del ejército de Svonda, destinado a la zona nortoeste y a la frontera entre su país, Thaledia y Tilhia. También es el encargado de reclutar soldados para la prolongada guerra y de asegurarse de que ningún desertor consigue esquivar una batalla. Aunque ninguno de sus hombres ni de sus superiores duda de su compromiso con su ejército, las lealtades de Kamur están en realidad en otro lugar.



Marionna de Lenvania: única hija de Garle de Lenvania, Marionna ha vivido en la fortaleza de la Isla desde la coronación de Tearate. Marionna permaneció en Lanhav como invitada forzosa del rey durante los primeros años de su reinado, aunque con el tiempo se convirtió en una de las amigas más íntimas de la reina Isobe mientras su hijo Evan hacía lo propio con el príncipe heredero, Danekal. De rehenes, Marionna, su esposo y su hijo pasaron a ser amigos y aliados de la familia real.




Olsär: tikën de Dröstik, un guerrero norteño armado con una inmensa hacha de guerra y una enorme sonrisa que ve el mundo como un molusco cerrado y pretende abrirlo, tenga que usar para ello el arma o lo otro.




Kilian: un pastor de Blakha-Scilke, el valle de los asesinos situado en la desembocadura del Tilne, en Ternia. Un joven de unos veinticinco años, de pelo castaño rebelde y despeinado y ojos oscuros, dicharachero, despreocupado y de apariencia demasiado sincera para ser exactamente lo que dice ser.




Nahyi: miembro de la tribu depayih de Monmor, al contrario que el resto de su clan Nahyi ha hecho su vida lejos de las piedras de su tierra natal y se ha convertido en uno de los piratas que dominan los mares de Ridia al servicio del emperador. Por ese motivo los depayih lo repudiaron, y en la actualidad no pertenece a ninguna tribu, aunque mantiene buenas relaciones con los euhoi y con los qohu.




Erlend: mozo de cuadras de la fortaleza de Lorma, caballerizo, criado y conductor de carruajes cuando es necesario, Erlend es un joven bullicioso y un poco irresponsable pese a su inquebrantable lealtad para con sus señores y sus escasos amigos.



Carleig de Svonda: el rey de Svonda, un hombre de mediana edad que esconde su inseguridad bajo una fingida capa de decisión. Sus habilidades políticas y estratégicas chocan con una debilidad de carácter que permitió que el Imperio pusiera sus tentáculos sobre su país al acceder Carleig a contraer matrimonio con la tía del emperador, Drina de Qouphu, y que está permitiendo que Thaledia obtenga una ventaja que no ha tenido en más de cinco siglos.



Dendalior: antiguo triakos phanobiano, dejó su religión al sentir la llamada de la Luz. Ahora es uno de los lugartenientes de Vantar y su consejero, una pieza fundamental en la lucha del Profeta por extender la palabra de su religión y lograr el triunfo del berenismo en phanobia y en el resto de Ridia.



Mahan: uno de los euhoi, líder de la tribu que acoge a Nureen tras su éxodo a las Arenas. Un hombre de un solo ojo, perdió el otro tras un intento frustrado de huida de su esclavitud a manos de la tribu yinahaii: una de las costumbres monmorenses más antiguas, que los euhoi han convertido en un signo de honor. De hecho, ningún euhoi en Yinahia tiene derecho a llamarse a sí mismo “euhoi” si conserva los dos ojos.



Krista: hija del primer rey de Trïga, Versko, y hermanastra del actual rey, Vandre. Krista es una känevä, una de las mujeres tikën capaces de leer el futuro y el destino en la lluvia, el viento y las hojas. Las käneväs son las auténticas gobernantes de los tikën, aunque los guerreros solo reconozcan a regañadientes que se dejan dominar por ellas.



Riara: shalhia (o Melliza) poseedora de la antigua magia conocida como «shah», Riara es una de las consejeras del rey Tearate. Comparte las labores de gobierno con el monarca y cuenta con toda su confianza, por mucho que la presencia perenne de su shalhed a su lado y el hecho de que el hombre sea su esclavo provoquen la antipatía y la suspicacia de toda la corte, incluida la reina Isobe.


Nevo: capitán del pequeño ejército particular de Teilhil y responsable de la guarnición permanente situada en el castillo de Ilhah, Nevo es el hombre de confianza de Linat de Teilhil y uno de sus aliados más antiguos, desde antes incluso de que Linat heredase el señorío. La lealtad de Nevo no ha vacilado en ningún momento desde su llegada al señorío de Teilhil, y a lo largo de los años se ha convertido no sólo en uno de los guerreros mejor dotados de la casa de Teilhil sino también en el confidente de su señor.



Rhinuv: uno de los Scilke, los asesinos mejor entrenados y más letales de todo el continente de Ridia. Rhinuv ha obtenido el mayor rango que la hermandad de Blakha-Scilke otorga a sus miembros, la golondrina, y es, después del Lakh’a (el rey no coronado de los asesinos), el scilke mejor dotado del valle. Implacable, flemático y minucioso, Rhinuv siempre se enfrenta a un trabajo sabiendo que sólo puede acabar de una manera: con la muerte del hombre, o de la mujer, a quien le han contratado por matar.








4 comentarios :

  1. Entre los principales, no ;) bien es cierto que tampoco en su anterior aparición estaba entre los personajes principales...

    ResponderEliminar
  2. Muy bien explicadito. Con ganas de conocerlos a todos.

    ResponderEliminar
  3. Todavía faltan ;) Sólo pongo los que ya han salido en las novelas publicadas, así que en breve toca nueva remesa =D

    ResponderEliminar